Desarrollo Humano Sin Fronteras trabaja para las personas en situación o riesgo de marginalización social en el mundo

Datos Argelia

Aunque sus índices macroeconómicos, tras el programa de ajuste estructural 1994-1998 apoyado por el FMI, han mejorado mucho, y su balanza comercial muestra un confortable superávit generado por sus exportaciones de hidrocarburos, esta terrible década ha visto cómo se iban deteriorando las condiciones de vida de su población y se incrementaba su tasa de población en situación de pobreza, que según datos del PNUD, alcanzaba el 23% en el año 2000. Una serie de catástrofes naturales como las inundaciones del 2001 y el seísmo en 2003 han agravado estas circunstancias. Parte de esta situación de pobreza tiene que ver con una elevadísima tasa de paro (30%) producto a su vez de una estructura de población muy joven, de un sector privado poco dinámico, y de un sistema educativo que responde muy mal a las necesidades del mercado laboral.


Otros dos problemas importantes, en materia de cobertura de necesidades básicas, son el coste de los alimentos debido a la baja producción nacional, (Argelia importa el 45% de sus alimentos) y el acceso al agua. La escasez de recursos hídricos en Argelia, muy por debajo del umbral de “escasez crónica” establecido por la ONU, es el más serio de sus problemas medioambientales, y las restricciones a su consumo se han convertido en fuente de malestar social.


Género


En materia de equidad de género, el gobierno está aplicando una estrategia de avances progresivos compatibles con la ley islámica, y ha habido mejoras evidentes en materia de acceso a la enseñanza superior (50% de los universitarios son mujeres) y una cierta incorporación al mercado laboral. Pero las mujeres argelinas se siguen enfrentando a numerosos obstáculos de cara a su participación en la sociedad debido al peso de las tradiciones culturales y a la influencia del islamismo radical.


Recursos naturales y Medioambiente


 La mayor riqueza natural de Argelia está en sus depósitos de minerales, concretamente en el crudo de petróleo, gas natural, fosfatos y hierro. Otros minerales que también se encuentran son carbón, plomo y zinc. Las tierras de cultivo sólo son un 3% del territorio y se localizan en los valles y llanos en la región litoral. Sin embargo estas tierras fértiles son pobres en materia orgánica y están sobrecultivadas. Los llanos tienen importantes depósitos aluviales mientras que las tierras más altas tienen suelos más pobres y sólo son aptas para el pastoreo.


Argelia es el país en el Magreb más avanzado en conservación natural, con una legislación medioambiental que incluye cuestiones como la conservación de la naturaleza, un sistema de áreas protegidas y universidades e instituciones especializadas en la formación medioambiental.


El agua es escasa en Argelia. Sin embargo el consumo per cápita es bajo y la mayoría de las poblaciones urbana y rural tienen acceso seguro al suministro de agua.


Las mayores amenazas ecológicas son la deforestación y la quema de maleza, la conversión de hábitat de estepa en tierra de cultivo y la erosión del suelo debido al sobre pastoreo y las pobres prácticas de cultivo. La contaminación de las aguas del litoral mediterráneo es generalizada. Los humedales están muy amenazados.


La contaminación industrial es muy acusada en la costa oriental del país, especialmente en torno a Annaba y Skikda; La totalidad de las aguas residuales de Argel se vierten sin depurar al mar y la contaminación por petróleo es muy intensa. La pesca con dinamita es común. Consciente de estos problemas, Argelia ha lanzado en 2002 un Plan Nacional de Acción para el Medio Ambiente y el Desarrollo Sostenible.


Salud


En Argelia hay sólo un médico y 2.1 camas de hospital para cada 1,000 habitantes y fuera de las ciudades la atención medica es rudimentaria. El sistema de salud es muy pobre: Sólo 9,5 % de los gastos del gobierno general se destinan a servicios sanitarios (WHO). 


Educación


Desde 1975, la educación es obligatoria, gratuita y universal entre los 6 y los 14 años. De media, los alumnos llegan hasta el Nivel 9.  Las niñas de la zona rural tienen más probabilidades de abandonar los estudios por razones económicas, y las familias conceden prioridad a los varones.


Los ataques terroristas contra escolares en las zonas rurales han impulsado la migración a la ciudad, lo que ha generado a su vez un trastorno social para los niños y su educación. La enseñanza del Islam en las escuelas públicas está rigurosamente regulada y financiada. Los sermones religiosos y los materiales de educación religiosa son revisados previamente.